Archive for febrero, 2013

8

Ocho años ya que salí como una canario que ha estado queriendo escapar de la jaula, pero que el día que le abren la puerta sale atolondrado y dándose golpes por los balcones muerto de miedo.

Que salí con calcetines y sin zapatos. Muchas veces pienso en la ironía. Mi madre me quitaba los zapatos de pequeña y me sentaba en una silla, porque no me gustaba ir descalza y era la única forma de evitar  que  me escapara a buscar perritos o bien que acabara metida dentro de un cubo de pintura.

Supongo que, durante todo ese tiempo, a veces me puede el cansancio. Ya no me queda un solo hueso sano de tanto salto sin red. De ir a pecho descubierto. Tan estoica que me olvido a veces de dejarme ayudar por aquellos que han conformado mi núcleo fuerte, mi familia encontrada y que me controlan con el rabillo de ojo cada vez que me estrello con la bici contra un muro. Que me limpian las heridas en mis batallas quijotescas contra molinos de viento y que  me orientan en las cosas tan sencillas en las que a veces me pierdo como una adolescente recién salida del huevo.

Ocho años de desvaríos e historias con tiralíneas que siempre acaban en desastre,  al más puro estilo Genazino. Pero un corazón que detrás del escudo siempre está bombeando aunque lo tenga que apretar con la  mano.

Ocho años para llegar a entablar cierto grado de amistad con mis demonios o al menos haber llegado un pacto de no agresión con ellos. De encontrar el lado positivo de mis fantasmas y aprender a entender mis sombras. De, aunque me siga jodiendo, aceptar todas esas cosas de mi madre que veo en el reflejo de mi imagen desnuda frente al espejo. Pese a la tinta que lo recorre.

Ocho años de  esa opresión en el pecho que va desde la garganta al pecho. De respiración entrecortada después de bracear echando de menos ese corporativismo familiar que implica tirarte un flotador de vez en cuando.

Ocho años sobreviendo…

Ahora toca florecer.

"Nuestra necesidad de consuelo, es insaciable"

 

“Nuestra necesidad de consuelo, es insaciable” . Collage sobre tabla.

La posibilidad de una Isla

Despiertan arañas

Que tejen en silencio

La certeza de un imposible

La posibilidad de una Isla

Después de la tormenta.

 

Despiertan arañas.

398109_10151287970278876_1551490232_n